Formando en Virtudes

La formación de nuestros alumnos y alumnas es una labor que nos compete a toda la comunidad educativa y por supuesto a cada familia.

Nuestro objetivo es contribuir al desarrollo de valores y virtudes en nuestros alumnos, mejorar el clima de convivencia y acompañar a las familias en su labor formadora. Todo ello mediante la implementación de un Plan de Formación en valores y virtudes, destinado a los alumnos de Pre-kinder a 4º medio, cuyo principal animador es el profesor jefe.

QUEREMOS LLEGAR A DISTINTOS ÁMBITOS:

Familiar, entendiendo a la familia como la primera y principal educadora de los hijos, donde se viven y aprenden las virtudes. El objetivo es psicoeducar y orientar a las familias en su labor formativa.

Personal, educar a los niños y niñas desde la infancia en su integralidad, mediante el refuerzo de hábitos y actitudes que le lleven al desarrollo y ejercicio de virtudes en su diario vivir, el desarrollo espiritual y la sana convivencia.

Social, el hombre es un ser social por naturaleza, nace en una familia y más tarde forma parte de diversos grupos sociales. Siempre está en relación con otros. Po medio del desarrollo de virtudes se pretende favorecer las relaciones y la sana convivencia escolar.

FORMACIÓN EN VALORES Y VIRTUDES

Nuestra labor es educar integralmente a los alumnos y alumnas, transformándonos en una escuela efectiva y afectiva. Para ello queremos abordar variados temas, entre los que se encuentran la formación de valores y virtudes y la convivencia.

“La educación integral comprende la promoción de hábitos, más tarde virtudes, que lleven a los hijos a comportarse bien, por sí solos y en cualquier circunstancia. En un sentido más pleno y más profundo, es posible afirmar que las virtudes van configurando la personalidad del que las cultiva.”(Usal, Manuel/Ugarte, Carlos “Educar en virtudes”, Ed. Palabra S.A. 2007).

Desde pequeños, formamos hábitos en nuestros hijos y alumnos, mediante actos repetidos les enseñamos a cepillarse los dientes, ordenar sus juguetes, saludar, despedirse, dar las gracias etc. Hasta que llega un día en que el hábito se hace parte de ellos y se presente sin que lo recordemos, casi automáticamente. Del mismo modo ocurre con la formación de virtudes. Siendo las virtudes aquellos hábitos que nos perfeccionan, haciendo de nosotros mejores personas.

Es en la familia donde primero se viven y aprenden las virtudes, en ella la persona forma sus actitudes y valores más profundos, por su especial vínculo de amor, y oportunidades educativas que como padres debemos cultivar.

La formación en virtudes nos permitirá educar a nuestros hijos y alumnos en el obrar bien. Pero es preciso tener en cuenta que las normas son muy importantes en este proceso que parte desde pequeños, ya que ellas nos indican claramente lo que está bien y lo que está mal, nos contienen y dan seguridad.

Mediante la formación de virtudes, queremos potenciar actitudes de respeto, obediencia, responsabilidad y amistad entre otros. Favoreciendo además el ámbito académico y de convivencia.

REPERTORIO DE VIRTUDES POR NIVEL

Los valores y virtudes se adquieren progresivamente y en distintos momentos, dependiendo de la etapa del desarrollo en que se encuentran, de la motivación, de la familia y del entorno. El presente cuadro considera estos puntos y es el que como colegio queremos desarrollar.

P-K a 3° E. Básica

4° a 6° E. Básica

7° – 8° y 1° E. Media

2° a 4° E. Media

Obediencia Responsabilidad Justicia Lealtad
Orden Perseverancia Laboriosidad Humildad
Sinceridad Patriotismo Pudor Optimismo
  Respeto Amistad Audacia
  Generosidad Sencillez Comprensión