Insignia

El escudo es la ascendencia que nos distingue con una tradició, que mantiene latente un recuerdo y un lema. El derecho de usarlo pertenece a los continuadores de la estirpe, para orgullo y ejemplo de sus iguales y como medio de mantener viva la llama que diera origen al IAC. Fue creado aproximadamente en 1975, por el hermano René Fontaine de la Congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón.

La Forma:

Nuestro escudo tiene la particularidad de ser un triangulo curvilíneo, redondeado, con punta en la parte inferior, ensanchado hacia la parte superior. Esta forma es propia del escudo ingles. Representa a la Santísima Trinidad y a la silueta del Sagrado Corazón.

El Color Plata:
Simboliza integridad, pureza, obediencia, firmeza, vigilancia, elocuencia y vencimiento. También simboliza la luna y el agua. De los bienes materiales, el ahorro; de las virtudes cardinales, la caridad; de las cualidades de la inocencia, la humildad y la templanza; de las practicas sociales, el desprendimiento de los atributos del cargo, el amparo y el vencer sin hacer ostentación de ello. Quienes tengan este color en su escudo se comprometen a defender a los desamparados.



Insignia Instituto Abdón Cifuentes

El Color Azul:
Simboliza la majestuosidad, la serenidad, la lealtad, el acero, la hermosura, la pureza, la justicia, la perseverancia, la nobleza en el proceder, y quienes lo llevan deben ayudar a los que sirven fielmente a Dios y a la Patria.

La Corona:
En la parte superior, coronando nuestro escudo, se encuentra el nombre de nuestro guía y modelo de hombre católico, de alto intelecto y pleno de virtudes: Abdón Cifuentes.

El Aconcagua:
Su figura, bella expresión de nuestra cordillera nevada por la majestuosidad de su forma, milagrosamente perfecta, y por la imponencia de su cúspide bravía, representa la leyenda, el arcano telúrico, el de la historia nunca aprendida. Es el lazo que une y ata a naciones hermanas, marcando pacíficamente sus fronteras. En actitud de ofrenda a la divinidad de sensación de la naturaleza prodiga, que dispensa sus dones a esta tierra, simbolizando así la vida, sus afanes, su indivisibilidad y su venturoso porvenir.

La Antorcha:
El madero simboliza la lanza de los caballeros, es el emblema de la luz de la verdad y del mundo, que guía el saber, el entendimiento, la inteligencia y la sabiduría. Es la consigna traspasada de generación en generación, manteniendo viva la tradición de la familia IAC. Las llamas representan la voluntad, la fuerza de superación, el amor de Dios y a la Patria, el deseo de adquirir gloria, de ejecutar acciones maravillosas, a combatir con ardor y fe como soldados de Cristo. Llama que siempre estará encendida en todo ser institutano.

El Libro:
Significa estudio, sabiduría, cultura, inteligencia y superación, y va colocado en la base del escudo, en él reside el entendimiento que da la palabra escrita y atesora la tradición.